LogoPPR
INICIO EMPRESA SERVICIOS OFERTAS MADERAS TRABAJOS ARTICULOS CONTACTO ENLACES

VALORACIÓN PAVIMENTO FLOTANTE NATURAL


En la última década, el pavimento de parquet flotante ha ganado protagonismo frente a otros tipos de pavimento de madera, notándose un notable aumento de venta, debido a su facilidad de montaje, tiempo de ejecución de las obras, un acabado barnizado o aceitado perfectos y una estabilidad que otros pavimentos no ofrecen.

En un principio, los principales fabricantes de pavimento flotante, se encontraban en países Europeos, ofreciendo una gran calidad del producto, debido a una buena selección de la madera para conseguir un acabado idóneo para cada calidad ofrecida. Con el paso de los años irrumpió el mercado chino, que ha jugado un papel bastante importante en el crecimiento de este tipo de producto, ya que, ofrecía gran cantidad de las maderas existentes a precios mucho más bajos que los fabricantes Europeos, eso sí, con acabados ligeramente inferiores, debido al poco control de calidad existente en las fábricas, cosa que se ha ido solucionando poco a poco en fábricas de más prestigio, pero sin llegar a los niveles de las fabricaciones Europeas.

El abanico de posibilidades, en cuanto a variedad de maderas se refiere, es cada vez más amplio, abarcando maderas procedentes de cualquier parte del mundo, destacando entre las más utilizadas el Roble, Haya blanca o vaporizada, Merbau, Kempas, Jatoba, Iroko, Arce, Doussie, Cerezo, etc. También destacar la gran cantidad de acabados, como productos barnizados, aceitados, tintados, carbonizados, ahumados, decapados, encerados y un largo etcétera que no dejarán sin solución al cliente más exigente, y unos diseños interiores recreando el sistema de tablilla tradicional (compuesto en una misma tabla de varias piezas pequeñas distribuidas en tres filas y de distintos largos), un sistema de dos lamas (en la misma pieza se encuentran dos filas de distintos largos), en sistema de 1 lama (la pieza es solamente un tablón imitando a las tarimas tradicionales) y en sistema lineal (intentando imitar el pavimento industrial, con piezas puestas de canto). En algunos modelos de 1 lama, también podemos encontrar acabados micro biselados, que consisten de un pequeño bisel en los cantos de las piezas, que pueden ser a 2 o 4 lados, con la finalidad de remarcar más el tablón.

En cuanto al sistema de instalación, también se han producido algunos cambios. Al principio todos los pavimentos flotantes eran en sistema machihembrado, encolándose entre si, pero con el tiempo empezaron a aparecer los sistemas en clic para facilitar la instalación y dar la posibilidad de desmontar el pavimento sin problema cuando se deseara, pero este sistema tiene la desventaja que es más ruidoso que el sistema machihembrado de toda la vida, cosa que se ha intentado solucionar impregnando el clic con una parafina, pero que con el tiempo desaparece y se ocasiona el mismo problema, siendo la solución del fabricante encolar el mismo. Por eso nosotros siempre recomendamos el sistema machihembrado.

Con el paso de los años, también se ha intentado desarrollar un producto más estable, que viene condicionado por la base que se utiliza. Como todos sabemos, el pavimento flotante está compuesto por dos partes, la capa noble o madera (que es lo que se aprecia visualmente del producto) y que puede variar de 3 a 6 mm dependiendo de la fábrica y la base (lo que le da la estabilidad al producto) que puede variar de 10 a 15 mm. La base, normalmente, es de un material más económico que la capa noble, siendo principalmente madera de pino, abeto o hevea. Existen varios tipos de estructura en el montaje de las bases del pavimento flotante, pero normalmente se utilizan dos por su buena estabilidad, el sistema de persiana y el contraplacado. En el sistema de persiana, la base está compuesta por una lámina completamente lisa al largo de la tabla, sobre la que se encolan piezas perpendiculares a esta hasta abarcar la totalidad de la base, sobre la que va encolada la madera noble. En el sistema contraplacado, que ha aparecido más tarde que el sistema de persiana y que tiene un comportamiento un poco más estable, la base consta de un tablero fenólico prensado de 9 o 11 capas de 1 mm aproximadamente cada una (cuantas más capas tiene, más estable es el producto), sobre las que va encolada la capa noble.

Resumiendo un poco, el pavimento flotante está pensado para facilitar la instalación, realizándola en menos tiempo y todo mucho más limpio, una de las principales ventajas de este tipo de pavimento, así como el buen acabado que ofrecen en comparación con barnizados hechos directamente “in situ”. Una de las desventajas es la poca cantidad de madera noble que ofrecen algunos de estos productos (los de 3 a 4 mm de capa noble) que solo pueden ser restaurados unas 2 veces a lo mucho 3, pero son las suficientes para tener un pavimento para toda la vida.


Volver a Artículos


logo